ANDREA MINIATURES MARKETPLACE

Los Templarios

Historical Background

Los Templarios

Historia en miniatura de los legendarios monjes guerreros

LOS PRIMEROS TIEMPOS

En tiempos de la Segunda Cruzada, la falta de tropas y de recursos militares de los nuevos Reinos Cristianos eran totalmente inadecuadas para ofrecer alguna clase de protección más allá de las pareces de las Ciudades o de las fortalezas. La Orden Templaría fue establecida con el único propósito de proveer protección armada a todos los peregrinos Cristianos.
En 1118, bajo el mandato del Rey Balduino II, un pequeño grupo de cabaleros decidieron tomar votos de castidad, pobreza y obediencia al Patriarca de Jerusalén. Los dos líderes de estos nueve caballeros fueron Hugh of Payns y Godfrey of Saint-Omer. Al principio, decidieron llamar a su nueva orden “La Pobre Compañía de Soldados de Jesucristo”. El Rey les concedió sus cuarteles en la parte sur del Templo de Salomón. Esto les llevó a cambiar su nombre, primero a “Los Caballeros del Templo de Salomón”, seguido de “Los Caballeros del Templo”, y luego sólo “Los Templarios” o simplemente “El Temple”.
El Rey les concedió favores reales y les dio la honorable e importante misión de mantener todas las carreteras y caminos libres entre las ciudades y los lugares sagrados de la Tierra Santa, la Ultramar.
No tenían recursos que pudiesen seducir a nuevos voluntarios e incluso no podían lucir la típica túnica blanca adornada con la Cruz Roja que posteriormente sería su seña de identidad.
Hugh of Payens, una de las figuras de Black Hawk incluida en esta nueva serie, venía de la ciudad de Troyes en la región de la Campiña Francesa. Nació alrededor de 1080 en el seno de una noble casa relacionada con el Condado de Campiña y el futuro Santo Bernard de Clairvaux – otra de las personalidades retratada en esta colección. Dese una edad temprana fue educado en los ideales Cristianos y militares y aprendió el papel de los caballeros que luego él heredaría.
No es difícil imaginar esos jóvenes caballeros entrando en una Guerra Santa y alcanzando lo sublime como un monje guerrero, ardiente, valiente e idealista, preparados para entregar sus vidas para liberar el Santo Sepulcro. Hugh of Payens instintivamente supo cómo enseñar a sus ocho compañeros el ideal de renunciar a lo mundano y buscar una misión transcendental y superior. Una misión religiosa basada en las armas, una contradicción en sí misma. Una contradicción, que sin embargo, fue resuelta por San Bernard of Clairvaux. Él era un poderoso abad Cisterciense que ayudó al joven caballero a obtener la confirmación apostólica y que estableció las reglas para la nueva orden.


EN BUSCA DEL SANTO GRIAL

A lo largo de los años, la naturaleza esotérica de la Orden ha dado a innumerables autores mucho sobre lo que escribir. Aun así, ha de reconocerse que hay un montón de aspectos acerca de estos monjes que son, cuanto menos, desconcertantes. Sus orígenes y su fundación son un misterio en sí mismo. Hugh of Payens mantuvo tan sólo nueve caballeros por nueve años, los cuales difícilmente parecen ser un buen número para mantener las carreteras libres de peligro en la Tierra Santa, su misión principal. ¿Por qué nueve caballeros en nueve años? ¿Encontraron realmente un tesoro en el Templo de Salomón? ¿Encontraron y guardaron el Santo Grial? Hay mucho misterio rodeando la historia de los Templarios, incluyendo sus normas secretas las cuales sólo podían ser accedidas por altos dignatarios, lo cual contradecía el espíritu Cristiano.

Los pactos secretos de la orden con los musulmanes no les ayudaron; especialmente el que firmaron con el líder de la secta Ismaili Hassan Ibn Sabbah, el “Viejo hombre en la montaña”, el jefe de la secta asesina; esta secta también se pierde en la mística esotérica. Pero hay más, mucho más… había una coincidencia en números. POr ejemplo, el hecho de que hubiera veintidós Grandes Maestros Templarios, coincide con las veintidós letras en el alfabeto judío y el Árbol de la vida Kabala, los veintidós altos arcanos en el Tarot y los veintidós libros del apocalipsis de San Juan.
Por supuesto, también estaba la búsqueda del Santo Grial y la leyenda de que los Templarios no sólo encontraron el Santo Grial si no también otras reliquias sagradas, incluyendo la Reliquia del cuarto Grial. La reliquia del primer Grial fue la fuente utilizada en La Última Cena, la segunda la lanza que mató a Jesucristo en la cruz, la tercera fue el Grial en sí mismo, la copa que contuvo la sangre de Cristo para que esta no tocase el suelo y la última era la Espada del Rey David, padre del Rey Salomón, y el primero en una dinastía de Reyes judíos. La leyenda dice que esta fue la espada utilizada para cortar la cabeza de San Juan Bautista. La primera mención a un Santo Grial se encuentra en un poema escrito en 1204, cuando el Grial fue descrito como la copa utilizada en La Última Cena, textos posteriores se refieren a "Perceval" y "Parsifal", uno de los caballeros del rey Arturo de la Mesa Redonda. Algunas de las historias de Grial fueron escritas por personas que apoyaban a los Templarios, y en una llamada ‘Parzival’hay mención de que los caballeros llevaban blancos sobrevestidos blasonados con la Cruz Roja de los Templarios.
Sea como fuere, la nueva colección de Templarios de Black Hawk no ha perdido esta cautivadora faceta de su historia con la inclusión de algunas piezas que aluden claramente a este misterioso mundo místico que rodeaba a los monjes guerreros.


TEMPLARIOS EN GUERRA

La Orden de los Templarios tomó parte en la mayoría de las batallas en Siria, Palestina y Egipto con el único propósito de defender el territorio conquistado. Al mismo tiempo, a menudo entraban en alianzas con sus oponentes Musulmanes, una situación que a menudo era vista por sus correligionarios como una forma de traición. Esta política de formación de alianzas con los poderes Musulmanes estaba mal vista en todo el Mundo Cristiano y, eventualmente, contribuyó a consolidar la “leyenda negra” de los Templarios como una orden de herejes.
Durante el tiempo de la Primera Cruzada, el Imperio Seljuk (entre las actuales Irán e Iraq) estaba desintegrándose, habiendo ya perdido el control sobre Turquía y Siria. En esta región, las tribus Turcas compartían el poder entre ellas, Armenios, Curdos y Árabes, luchaban unos con otros para controlar tierra, castillos y ciudades. Por otro lado, Egipto estaba bajo la esclavitud del Califato Fatimí, que fueron los musulmanes chiitas seguidores del cuñado de Mohammad, Ali.
Los Califatos con base en El Cairo estaban intentando consolidar sus territorios en vez de salir a conquistar el mundo, como Saladin hizo después, e imponiendo las ideas pan- Islámicas. El primer ejército al que se enfrentaron los Cruzados fueron los “Seljuks of Rum” en Anatolia. Esto hizo la campaña mucho más difícil ya que el ejército Seljuk incluía guerreros turcomanos los cuales eran arqueros montados equipados con pequeños, letales y curvados arcos que tenían una fuerza que no se había visto con anterioridad. Su método de lucha era atacar a los ejércitos Cristianos utilizando la técnica de golpear y correr. Los ejércitos musulmanes estaban organizados en regimientos con una cadena de mando estructurada.
Mientras tanto, los ejércitos Cristianos reflejaban una estructura medieval de la Europa Contemporánea. Las tropas Cristianas eran de diversas procedencias y obedecían sólo a sus señores feudales. Esta casi total falta de cohesión hizo que la disciplina de los escuadrones Templarios estuviera mucho más valorada.
Cuando Egipto y Siria fueron unidas por Atabeg Nur el Dim, un guerrero político Sirio suficiente fuerte para defender el Islam, su gobernador en Egipto fue el joven musulmán curdo Salah al Din Yusif ibn Ayyub, conocido como Saladin para los Cristianos. Él está representado en una del grupo de cinco figuras lanzadas por Black Hawk cubriendo el tercer capítulo en la colección de los Templarios. En un período de tiempo extraordinariamente corto, Saladin se convirtió en el más poderoso y popular líder. Saladin fue, sin duda alguna, la figura más prominente durante las cruzadas o la invasión de los Francos. Fue un excepcional político y líder militar, un hombre de altos valores morales y cualidades de juicio que le hicieron una figura admirada no sólo en el mundo musulmán sino también en el cristiano.


LOS DÍAS FINALES

En 1307 el Rey Francés Felipe IV, que estaba corto de dinero y codiciaba las riquezas de los Templarios, comenzó un largo proceso contra los Hermanos y su Gran Maestro. Bajo el pretexto de ser una secta de herejes, fueron sistemáticamente interrogados y torturados
En Abril de 1312, el débil Papa Clemente V, bajo la presión de Felipe IV “El justo” emitió una bula, Vox Clementis, suprimiendo la Orden.
Dos años después, en una isla del Sena, Jacques de Molay, el último de los Grandes Maestros Templarios, junto con muchos de sus Hermanos fueron quemados en una estaca después de retractarse de sus confesiones anteriores y de proclamar su inocencia y también de la de la Orden.
Jaques de Molay, con 73 años entonces, se dio cuenta plenamente de su verdadera posición, redescubriendo las virtudes caballerescas de la Orden y su sentido del honor, el cual fue la piedra angular de los Templarios. Incluso sabiendo lo que le deparaba el destino, él se retractó de su primera confesión y pagó el último precio…
Mientras los Templarios habían empezado a ganar poder y buena riqueza una gran envidia surgió proveniente de los poderes europeos. Hay que tener en cuenta que, en el siglo trece, los Templarios eran capaces de juntar un ejército de 15.000 hombres, bien equipados y unidos bajo un solo mandato con un propósito común.
Los poderes medievales europeos, incluyendo la Iglesia en sí misma, y, en cierta manera, “la opinión pública”, permitieron crecer a la orden. Esto fue principalmente gracias a lo que el Temple había conseguido durante las Cruzadas en la Tierra Santa. Sin embargo, ¿Qué podía justificar ese poder una vez que la guerra había terminado? Al explicar cómo se produjo la desaparición de la orden, un factor tercer factor crucial debe ser considerado: el último Gran Maestro, Jaques de Molay, quien, aunque era un hombre piadoso, sencillo y honesto, carecía de la fortaleza de carácter necesaria para alzarse ante las vergonzosas mentiras que comenzaron a esparcirse en contra de la Orden. Sin embargo, hay que decir, que es dudoso que la supresión que se avecinaba hubiera podido ser evitada o prevenida, de haber contado con una personalidad más fuerte y más determinada para dirigir a los Templarios en vez de Molay. Sin embargo, la verdad es que no… Asique, con Molay siendo una pieza clave en la historia de los Templarios, Black Hawk no ha lanzado uno, sino dos modelos de él para ser incluidos en el lanzamiento final de la colección de los Templarios: la primera mostrándole como el Gran Maestro en pleno mando del Imperio Templario y, la segunda, como el desnudo, hombre roto llevado a ser quemado en la estaca.

Fotografías Los Primeros Tiempos
Los Primeros Tiempos
Los Primeros<br />Tiempos
Los Primeros
Tiempos
En busca del Santo<br />Grial
En busca del Santo
Grial
Templarios en<br />guerra
Templarios en
guerra
Los días Finales
Los días Finales
Los días Finales
Los días Finales

Los Templarios Historia en miniatura de los legendarios monjes guerreros LOS PRIMEROS TIEMPOS En tiempos de la Segunda Cruzada, la falta de tropas y de recursos...

  • 1
  • 2
  • 3

Mostrar 
19 Productos encontrados







  • 1
  • 2
  • 3

Mostrar 
19 Productos encontrados


> Contacto
+(34) 91 857 00 08

Síguenos en:


HISTORICAL BRONZES       FIGURE INTERNATIONAL MAGAZINE       BLACK HAWK TOY SOLDIER       ANDREA PRESS       ANDREA DEPOT USA       ANDREA EUROPE